Blog

La importancia de sanar las heridas

Cada año que pasa me doy cuenta de que la sociedad está menos preparada para entender la adopción pero no solo la adopción en sí misma sino todas las consecuencias que trae para un adoptado, y ya ni hablemos de una mala adopción, adultos con más o menos habilidades en según qué campos de las relaciones o similar.

A veces me encuentro con personas que señalan mis defectos, muchos de ellos que yo reconozco después de mucho tiempo de auto reflexión previo a comenzar con este blog como relacionados con mi historia de vida y esas personas en lugar de entender que son defectos forjados por las experiencias quieren que cambie y me adapte a su forma de ser, a sus necesidades.

Intento contaros las cosas sin poner ejemplos reales de mi vida (aunque a veces sea imprescindible hacerlo) entiendo que eso puede generar confusión a la hora de entender las entradas pero intento con ello que no os quedéis en los hechos. En este caso lo que pretendo señalaros es la importancia de curar las heridas, por diferentes cuestiones mis heridas siguen muy abiertas, mi forma de ser se ha visto muy condicionada por ellas y he recibido numerosas críticas que me han dañado aún más, que han levantado las costras que se empezaban a formar, es por ello que debéis hacer gran hincapié en ser un gran referente para vuestros adoptados, ser una figura de apego, personas empáticas, y por su puesto emocionalmente sanas y preparadas para dar amor y preparadas en adopción para entender que cosas pueden dañar al adoptado y cuales no.

Ahí fuera, en la sociedad, nadie los va a entender heridos ni sus heridas, ahí fuera solo van a ser personas con defectos que no importaran de donde vengan sus defectos, solo tenéis que verlo e mano de profesores cuando se portan mal en el cole, da igual por qué lo hagan, se están portando mal.

Anuncios
Blog

Adopciones de animales

¿Cómo explicar algo sin ir en contra de mis propias ideas? Algún día alguien decidió llamar a tener un perro que no fuese de criadero “adoptar un animal” es extraño porque es algo con lo que lidio a diario porque soy voluntaria de una protectora de animales pero, a la vez, siento que la gente banaliza la palabra, no ven cuanto hay detrás al extrapolarlo a las personas.

Hace diría que un año o dos no me sentaba mal en ningún momento, me daba un poco más igual que usasen la palabra adopción para los animales, ya alguna persona me había hecho comparativas entre adopción de animales y de personas y aún así me daba igual, sin embargo desde que entré en el grupo de whatsapp de la protectora (llevo más como voluntaria pero hasta que no llevas un tiempo no te meten en el grupo), me empezó a resultar un poco incómodo, no molesto, pero si incómodo al escucharlo de otras bocas mientras yo, sabiendo lo que implica, no me siento incómoda usándolo.

El punto de inflexión de todo esto para mí fue tras un caso que tuvimos poco antes del verano en la protectora: Una gatita negra apareció sola, con las tetas llenas de leche, unos cachorros aparecieron solos en otro punto lejano de la ciudad con apenas 1-2 días de vida, se intentó ver si la gatita negra los aceptaba y si, los aceptó, los pequeños crecieron fuertes y sanos y con pocos meses de vida fueron llegando familias para ellos, en uno de esos casos la persona que gestiona las adopciones de gatos dijo el nombre del gato y que ya se había cerrado la adopción, que era hijo de Rea y añadió la compañera “Bueno, ‘hijo'”, con sus correspondientes comillas ¿Cómo algo tan simple puede hacer que reflexiones tanto?

A veces la ignorancia puede hacer mucho daño pero, ampliando más allá de la situación contada, ¿cómo hacer que una sociedad no compare la adopción de animales con las de personas?

Y entre nosotros que sabemos no mezclar una cosa con la otra, también acojo animales de esta misma protectora y la gata de la foto llegó ayer a mi casa de forma temporal, está en adopción 😉 Eso del acogimiento es otra historia porque gracias a ello me di cuenta de cuanto me trastornan los cambios y aún así, esperando que alguno llegue a estar más de un mes en mi casa sigo metiendo un animal cuando otro sale, lo dicho en otras ocasiones, soy masoca

Blog

Nada que celebrar

Hoy se celebra en Estados Unidos el día de la adopción, una segunda forma de celebrar el “Gotcha Day” más allá del propio día de cada adoptado.

¿Qué es el “Gotcha Day”? Pues es el día en que las familias adoptivas celebran el día en el que el adoptado llega a su segunda familia. Una página de Facebook de adoptados de EE.UU hizo una encuesta recientemente y un 95% de adoptados adultos no les gustaba celebrar ese día y ¡sorpresa! a los adoptados adultos de España tampoco suele gustar (y no incluyó a todos por supuesto). Esta celebración solo recuerda al adoptado su condición de serlo y, como creo que he ido reflejando en este blog, ser adoptado no es ninguna maravilla del universo, implica pérdida, a veces maltrato, pérdida de identidad… aunque para los adoptantes sea un bonito momento después de tantos años buscando formar una familia.

Por otro lado y más allá de llamado “Gotcha Day” el día de la adopción solo debería celebrarse de la forma en la que a día de hoy no se celebra, dando voz a adoptados adultos. Seamos sinceros, cada vez que un medio de comunicación habla de adopción son los adultos no adoptados los que ponen voz en la mayor parte de las voces. Irónico, ¿verdad? En base a un estudio en el que participé y cuyos primeros resultados me llegaron hace unos días, solo en Andalucía hay más de 200 adoptados adultos (y probablemente me quede corta), ¿dónde se esconden? Pues yo tampoco lo sé y me gustaría saberlo ya que he crecido sin conocer otros adoptados hasta hace poco, pero ese es otro tema. El caso es que hay adoptados adultos suficientes para da voz a la adopción, incluso solo contando con aquellos que quieren hacerlo, ¿por qué seguir dando voz a quién no lo es en un día en que debería ser el día en el que se conciencie sobre lo que realmente supone ser adoptado?

Es irónico que se hagan celebraciones en honor a adoptados a los que no les gustan esas celebraciones, ¿no? Cómo todo está en nuestras manos cambiar esto, por supuesto siempre sabiendo que le gusta a casa adoptado porque al vez haya alguno al que si le guste celebrar el “Gotcha Day” pero como digo suele ser en muy pocas ocasiones.

Blog

Parecidos razonables

Hace algunas semanas os hablaba del suicidio en los adoptados pero esta semana os quiero hablar de cuando la muerte está a nuestro alrededor en otras personas. Diréis que estoy últimamente un poco oscura pero nada más lejos de la realidad, muchos de los temas vienen inspirados por cosas que suceden a mi alrededor y a vece da la casualidad de que esas cosas suceden todas juntas.

En esto de la muerte quería tratar dos temas: por un lado como vivo yo la muerte de familiares o personas cercanas, una forma de sentirlo que he escuchado a otros adoptados que sienten parecido y otros que por el contrario nada tiene que ver, por ello me centraré en mi opinión personal, por otro lado los paralelismos entre muerte de familiares y adopción que, sin embargo, se perciben como si fuesen cosas completamente diferentes.

Como os decía, el como cada adoptado vive la muerte de familiares cercanos o demás personas del entorno suele ser algo demasiado personal como para yo poner voz a los adoptados, sin embargo cuando alguien de mi entorno ha fallecido no sentía tristeza ni nada, me sentía como cualquier otro día de mi vida y, obviamente, no lloraba, llorar por la muerte de un familiar solo me sucedió en una ocasión y puedo aseguraros que varios familiares han fallecido durante mi adolescencia. No sentía nada, ni un nudo en la garganta, nada, absolutamente nada. Algunas personas me han dicho que tiene que ver por haber pasado por cosas aun más dolorosas y puede que lleven razón o puede que no.

En segundo lugar, como os adelantaba, os quiero hablar sobre la muerte de familiares y los paralelismos que existen con la adopción y la forma tan diferente en que la sociedad los tratan.

En ambos casos pierdes a alguien importante, en uno de ellos por los años vividos que han creado un vínculo, en el segundo caso por el vínculo creado durante la gestación y cuyos cuidados primarios dependen de esa persona, no solo cuidados como la alimentación sino también la seguridad y el vínculo creado para la supervivencia, con ninguno de los dos casos vuelves a ver (en la mayoría de ocasiones) a esa persona, en un caso tienes recuerdos de toda la vida en el otro la construcción de tu identidad depende de esa otra persona a la que no volverás a ver… sin embargo la adopción, desde fuera, es un “tuviste suerte” frente al “lo siento” cuando alguien fallece, la adopción es un “deberías estar agradecida” frente a un “hizo lo mejor para ti durante su vida” y un laaaaargo etcétera.

Quizás entre todos podamos conciencias para que estas palabras dejen de salir de bocas que ignoran el tema.

Blog

La razón no entiende de emoción

Hace pocos años que escuché por primera vez la palabra apego y sus diferentes tipos, me considero una absoluta ignorante en ello pero tengo la certeza, dentro de lo poco que sé, que mi apego con mis padres adoptivos no es un apego seguro y quería contaros sobre ello, por supuesto esto nadie me lo ha dicho y esta opinión es con absoluto respeto a todos aquellos diagnosticados con trastorno del apego.

No sabría deciros que actitudes de cuando era niña tienen que ver con esto pero si os puedo contar sobre emociones tanto de niña como de adulta, emociones que, como digo, sigo aun sintiendo y que, racionalmente las veo, las comprendo, de otra forma pero no soy capaz de controlar que cosas así me pongan triste. Esto que voy a contar ahora es difícil para mi, quizás pensando en que es algo que está mal visto y no me gustaría que formaseis una idea errónea sobre mí, aunque no me considero una persona materialista siempre he sentido, por esa falta de apego supongo, que aquello que se puede pagar con dinero es de las pocas cosas que me hacían sentirme en parte como que ese lugar era algo mío, que no es lo mismo que tener un sentimiento de pertenencia a la familia, conforme he ido creciendo muchas de esas cosas que se podían pagar las he ido perdiendo, en esos momentos algo en mi mente me ha dicho con cada pérdida que por qué me sentía así, nunca lo he comprendido, aun a día de hoy no lo comprendo y puede que toda esta explicación que os he soltado dentro de unos años pierda todo el sentido pero a día de hoy es así, racionalmente he sentido en cada momento que es absurdo que es un nimiedad aquello que perdía, sin embargo no podía dejar de sentirme triste con cada pérdida.

Como decía tal vez todo esto pierda el sentido en unos años, tal vez esté cometiendo un error al entender que ese sentimiento tiene algo que ver con el apego o tal vez no pero quiero con este mensaje haceros ver la importancia de estar presente, de trabajar en un apego con los hijos adoptivos especialmente, pero sobre todo de entender que a veces hasta pérdidas que pueden parecer tan absurdas, hablo tal vez de no sentir como propia una habitación por ejemplo, puede ser un mundo mayor que el que racionalmente puede parecer porque si, racionalmente yo misma sé que no tiene sentido y eso hace más difícil, incluso siendo adulta, entender por qué me siento así.

Sin categoría

Si lo que vayas a decir sobre adopción no es más bonito que el silencio o la comprensión ¡CÁLLATE!

Hace un año y medio, cuando nació este blog, me propuse que no solo fuese un lugar para conocer la adopción de padres adoptivos con el objeto de conocer a sus hijos y hacer que las cosas fuesen un poquito más fáciles, me propuse que fuese un lugar que llegase a todas las personas posibles y que aquellos que nada saben de adopción tuviesen también un lugar para conocer lo que se siente siéndolo.

Hace aproximadamente un mes (si, tanto tiempo y hasta hoy no he tenido un hueco para sacar esta publicación) me guardé en los borradores de este blog un artículo de “El País” sobre las adopciones fallidas, yo que me autodefino como una persona un poco masoca, no tuve otra cosa que hacer que ir a la publicación de facebook original de dicho medio y leer los comentarios de la gente con mi correspondiente alucine sobre algunos de ellos, esta fue la razón de hacer esta entrada y que sirviese para compartirla con todos vuestros amigos y conocidos, tengan o no que ver con la adopción. La idea de la misma es poneros algunos comentarios (En negrita) y mi correspondiente justificación o razón de por qué eso no está bien dicho, mencionar que no tienen ningún orden ya que he abierto dicha publicación y cogido comentarios en orden de aparición.

Eeeeempecemos con el desfile de comentarios hechos y dichos desde el desconocimiento:

 

“es adopción fallida en cuanto a que la hija no asumió que era adoptada”: Ser adoptado no es una cuestión de asumirlo o no, es algo que duele por dentro, que quema, que puede llevar hasta, como se habla en el hilo, al suicidio pero no eso no significa que el adoptado no asumiese que es adoptado sino que no siente que su entorno le entienda, que no entiende el por qué de su propia vida, etcétera. Alguien puede asumir perfectamente que es adoptado pero no entender muchas cosas de su historia anterior, no entender por qué la gente no entiende como se siente… En este mismo hilo mucha gente parece no entender el concepto “adopción fallida”, una adopción fallida no es un fracaso en un periodo corto de tiempo sino que no se cree un vínculo con la familia adoptiva y eso termine por romper la adopción (no legalmente que no se puede), ya sea por medio de suicidio, distanciamiento geográfico, distanciamiento emocional…

“Con dos años ….esta niña tendría un problema que no detectaron…porque no podía acordarse de su familia biológica”: Pues si, los servicios de postadopción en España, en las comunidades que exista, dejan que desear en la mayoría de casos y los adoptados, en general, tenemos muchos problemas para construir nuestra identidad sin referentes y eso, entre otras cosas, es muy jodido y hace una adolescencia bastante dura, momento en el que la historia que se cuenta en la publicación se suicidó la chica, con 16 años. La gota que colma el vaso del comentario es que no pueda acordarse de su familia biológica, quien no es adoptado no comprende que acordarse de la familia biológica no es una cuestión racional siempre, también lo es emocional y sensitivo, está muy de moda hablar que durante la gestación podemos oír y reconocer las voces de nuestros padres y ese vínculo de repente se rompe en el momento en el que sales al exterior, en el momento en el que los expertos dicen que el piel con piel es necesario para el bienestar materno y del bebé durante, al menos, dos horas, pero en el caso de adoptados parece que eso que no ha sucedido no es necesario ni importante, de la noche a la mañana se rompe un vínculo que se lleva 9 meses creando, que quien no es adoptado irracionalmente conserva.

“No se puede comparar no se quien escribió el artículo pero esta mil años luz lejos de la realidad” : Seguimos siendo hijos de segunda para mucha gente. Nada más que añadir, señoría.

“madre es quien cria no quien pare”: Mejor dejar de decir ya estas expresiones del siglo pasado, madre será para el adoptado quien designe como tal y, en muchas ocasiones, madres son las dos.

“Muy pequeña me parece cuando la adoptaron como para tener traumas de abandono .Algo no iba bien en ella”: El único razonamiento que necesita este comentario está más arriba pero añadir que aun la sociedad por ignorancia considera locos a los adoptados que hablan abiertamente de sus emociones, de su historia y de cuanto duele ser adoptado. Sociedad, dejadnos de considerar locos, nunca sabréis lo que supone ser adoptado, quizás mínimamente podáis entenderlo leyendo mucho, libros de profesionales, de adoptados, blogs (no necesariamente este)…

-Este último caso me lo reservo para un comentario que ha sido borrado pero al que yo respondí en su momento. Mencionaba que lo que decía el artículo sobre el mayor porcentaje de suicidios en adoptados era mentira y si, señores, lo es, aunque no guste.

 

Os aseguro que habría mucho más para analizar pero creo que ya hay una clara idea de como la gente ve y entiende la adopción. Imaginad cuando el adoptado, en una edad de menos madurez lee según que serie de burradas y luego y escucha otras tantas en su día a día. Ojalá más personas se formasen e informasen sobre como se siente un adoptado.

Blog

Lo malo de ser adoptada y bloguera

¿Sabéis todas esas cosas equívocas que se dicen de los adoptados? Tendrá malos genes, será drogadicto, tendrá problemas de conducta, son niños y adultos problemáticos…

Al inicio de este blog, antes de escribir si quiera la primera publicación, una de las cosas que más vértigo me generaba es que abrir el blog me cerrase puertas a nivel laboral y así se lo comentaba a un par de amigas cuando esto, que ya lleva 1 año y medio, era tan solo una idea, por eso, aunque a día de hoy bastantes de los que leéis sabéis quien soy, siempre he tratado de decir el menor número de veces que el blog sea mío, ponerle mi nombre porque, a veces, me da vértigo que me juzguen sin saber que amo mi profesión y que nada de lo que antes mencionaba se cumple en mi ni en muchos otros adoptados.

Quizás os preguntéis por qué un blog iba a afectar en que me cogiesen o rechazasen para un trabajo, que mantenerlo oculto a las empresas es lo único que debo hacer si tanto miedo me da que me afecte pero siento que no es tan simple. He estudiado periodismo y con mayúsculas ahora puedo decirlo SOY PERIODISTA pero ahí está lo “malo” en cada entrevista que he hecho me han preguntado si tengo un blog y en ese momento me siento en una encrucijada de decir que sí y que me pregunten la temática o decir que no y, contar con ese punto en contra de, a ojos de la empresa, no tener un blog, algo que valoran tanto las empresas de comunicación, al menos en la gente joven. En una de las últimas entrevistas me arriesgué a decir que si, que tenía un blog, un blog del cual, a día de hoy, además me siento orgullosa por todas las personas a la que llega, nunca imaginé esto, cuando llegó la pregunta de qué era, tuve la suerte de que respetaron mi respuesta de no querer hablar de la temática pero estoy segura de que no siempre será así. No solo esto sucede en las entrevistas sino que en las prácticas que estoy haciendo a día de hoy uso a diario el facebook en el trabajo para la administración de la página de la empresa y siempre intento ocultar el resto de páginas que administro, entre otras la de este propio blog.

En todo momento he pensado que eran solo cosas mías y bueno, en cierto modo lo es ya que he preguntado a otros adoptados y me han dicho que no lo sienten así, en mi caso esta idea se vio reforzada cuando en las últimas noches vi a través de youtube la cámara oculta del programa “Gente Maravillosa” de Canal Sur (televisión autonómica de Andalucía), en esta cámara oculta un chico que vivió desde los 10 años hasta los 18 en un centro de acogida por sus circunstancias familiares era juzgado en una situación ficticia con actores por haber vivido en un centro de menores y que “algo habría hecho”, una situación real que la propia víctima de la cámara oculta ha vivido como parte de su realidad en trabajos según comentaba.

He querido hacer esta publicación porque a veces ser adoptado no es solo lidiar con tus propias emociones, tus propios sentimientos y tus propias batallas internas sino también con lo que los demás puedan llegar a pensar sobre ti por unas circunstancias de la vida que ni has provocado ni por las cuales tienes culpa y, quizás, si alguien piensa sobre ti cosas como las que mencionaba en el primer párrafo todavía puedes llegar a rebatirle, a explicarle o a darle de lado pero, ¿y cuándo eso afecta al plano laboral? Para ser sinceros es un miedo por una experiencia que ni si quiera he vivido pero que está ahí.

Blog

Entrada imprevista

Esta es una publicación que ni si quiera estaba prevista, pero después de leer mensajes y comentarios relacionados con la publicación anterior me siento en la necesidad de intentar que entendáis la publicación desde otra perspectiva. Para aquellos que han comentado o me han enviado mensajes por privado sobre la indiferente situación en las diferencias de intereses y gustos respecto a hijos no adoptados, es para quien va especialmente dedicada.

En primer lugar me gustaría que entendieseis que nos guste más o menos los intereses y gustos por algo tienen una parte de herencia (genética) y una parte de aprendizaje (epigenética). En el primer caso no es que los gustos y los intereses vengan en si mismos heredados sino que las personas tenemos una predisposición para una cosa u otra dependiendo de los diferentes tipos de inteligencias (os cuento más en esta entrada antigua), inteligencias múltiples, esto no es siempre heredado de los padres sino de otros miembros de la familia como abuelos o bisabuelos. En el segundo caso es la parte del ADN modificable por los estímulos que nos vienen del exterior, de ahí que haya artículos que dicen que los hijos adoptados heredan el ADN de los padres adoptivos, no heredan el ADN, se modifica el ADN propio por ser una parte de los estímulos que recibe el adoptado. Tras contaros esto entenderéis tanto la parte que comentaba yo sobre que es algo heredado porque no hubo ningún tipo de estímulo y eso, en parte, hace sentir mal porque te recuerda que no estás donde deberías estar, como la parte que me comentaban algunas personas sobre que sus hijos adoptados tienen gustos parecidos a los suyos (pueden intervenir las dos cosas).

También en algunos comentarios se me mencionaba que es algo que viven también hijos no adoptados y que se sienten solos, no voy a ser yo quien lo niegue pero el sentimiento de soledad, como en otros temas, se multiplica en adopción porque, como decía antes, esa soledad y esas diferencias te recuerdan que no pertenecerías a ese lugar si no hubiesen pasado ciertas cosas en tu vida.

En algún comentario también me mencionaron los temas económicos para poder practicar ciertas actividades y, como le mencioné a esa persona, poner la radio no cuesta dinero, ir a algunos conciertos gratuitos tampoco cuesta dinero, al igual que para quien le guste el deporte salir a correr no cuesta dinero salvo que quieras equiparte hasta los dientes.

En lo personal diría que también me hacía sentir no querida o menos querida por la falta de entendimiento y comprensión.

En definitiva os comento estas cosas porque sois vosotros, como adultos, los que debéis acercaros a los adoptados niños o adolescentes en sus gustos o intereses, no ellos acercarse a vosotros, obviamente no tenéis que cambiar vuestros gustos, simplemente poner de vuestra parte para cubrir las necesidades que generen los suyos. Sus intereses, sus gustos, son parte de su identidad.

 

 

Blog

No soy de ti

Esta vez me voy a permitir hablaros de una forma quizás políticamente incorrecta pero es que creo que hay cosas que no se pueden expresar y hacer sentir al otro si no se meten “tacos” de por medio.

Una de las cosas que más me han atormentado desde que tengo uso de razón es la pasión que tengo por la música cuando en casa nunca se ha escuchado música, ni primos ni tios han escuchado y amado tanto la música como la siento, la amo y la vivo. Es jodido sentir que no perteneces a un sitio pero es más jodido si, además de saberlo, hay cosas que despuntan que no te hacen sentir cerca de ese lugar al que la sociedad te dice que por haber un papel de por medio perteneces.

La música siempre fue parte de mi hasta tal punto que con 5-6 años fuimos a casa de unos amigos de mis padres, vi una guitarra de juguete y jugué con ella todo el tiempo, me la quería llevar a mi casa, con 7 años cuando hice la comunión pedí que me regalasen una flauta a pesar de que hasta el siguiente curso no me tocaba aprender en el colegio pero yo la usaba sin saber, cuando con 8 aprendí no soltaba la flauta, me aprendía las canciones de memoria por el sonido, leía partituras básicas y tocaba canciones en base a esas partituras que no tocábamos en el colegio. A los 11 años pedí una guitarra para reyes, me la regalaron pero con un libro, sin apuntarme a clases, nunca aprendí pero la guitarra me ha seguido acompañando en numerosos intentos por aprender. Con 13 años en la feria pedí un timbal como “premio” en el puesto de dardos… ¿Acaso hacen falta más evidencias de que la música y yo estábamos conectadas desde el principio?

Os preguntaréis que carajo tiene que ver esto con la adopción, pues la verdad es que es mucho más simple de lo que os podáis imaginar, pocas veces escuchaban con la mirada lo que era tan importante para mi, os lo he dicho ya muchas veces en este post pero siempre van llegando personas nuevas y creo que nunca está de más recordar que hay cosas que van grabadas a fuego en la genética de cada uno, en mi caso fue la música pero, ¿sabéis que es lo peor? Que aun a día de hoy a veces me siento como una gran mierda porque no sé quien soy porque tengo eso que me llama, me arrastra y me arranca un pedazo de mi alma cuando lo escucho pero por otro lado miro y mi vida no tiene nada que ver con la música, soy yo la que estoy teniéndo que ir escogiendo el camino para estar lo más cerca de ella pero aun así me siento perdida entre tanta genialidad, genios afortunados que aprendieron a tocar un instrumento, genios afortunados que no les mandaban a callar cuando cantaban en la ducha (a día de hoy no lo hago, sin embargo lo hacía pero de tanto mandarme a callar, callé de verdad) ¿Tan difícil es dejar ser a alguien que no comparte tu genética?

Anoche subí una foto a mis redes sociales personales, una foto con esa guitarra de juguete de cuando era niña, la hermana de mi padre me comentó lo siguiente “Sobrina, no sabía que te gustase tanto la música”, en ese momento me sentí bastante jodida, perdida, sin saber quien soy ¿Es justo sentirse así por no saber gestionar una adopción? ¿Por no saber que es lo realmente importante para el adoptado? ¿Por no mirarle? ¿Por no empatizar? ¿Por no sentirle?

Ese es mi refugio ¿Cuál es el de vuestros adoptados? Es una verdadera putada sentirse tan perdido cuando crees que casi te has construido, todo lo que crees haber contruido se derrumba como un castillo de naipes.

Cuando hablo de esto siempre me gusta poner una película de ejemplo “El triunfo fe un sueño”

Blog

Siempre presente

¿Alguna vez os habéis planteado que se nos puede pasar por la cabeza a los adoptados cuando alguien dice te pareces a tal persona? Es una locura como la mente se paraliza en ese momento y si estás pasándolo bien todo a tu alrededor parece detenerse. No hablo de los parecidos con padres adoptivos sino con alguien a quien no conoces, como cuando te dicen te pareces al hermano de mi amiga o te pareces a tal o cual persona con la que no hay ningún parentesco adoptivo.

Hace apenas unos días me pasó estando de fiesta con unos chicos que se nos acercaron aún sin conocerlos, en ese momento se paralizó todo, la música, la conversación, la diversión… En ese momento una parte de mi cabeza quería ponerle cara a esa persona, quería conocerla.

En ese momento parece que el mundo te vuelve a recordar lo que duele la vida, lo que tanto daño te ha hecho. Por suerte o por desgracia creo que he aprendido a vivir con ello, con el dolor y algo que me daña me dura poco tiempo, justo en aquel instante miré a mi amiga, le sonreí, me sonrió giré le cabeza y le dije al chico “no, no soy la hermana de tu amigo” pero, ¿y si si lo fuese?