Cosas de clase

Otro día de colegio, un día más sentada en aquella silla durante 5 horas, al finalizar una asignatura nos mandas, como siempre, unos deberes pero, hay algo que no entiendo en esta ocasión sobre los deberes, no entiendo por qué quieres que te explique algo que ni yo si quiera sé, dices que hay que hacer un árbol genealógico. Me siento confundida, se llama árbol genealógico pero explicas que son líneas con el lugar que ocupa cada miembro en la familia, tengo tan solo ocho años pero siento una gran confusión, me dicen que mi familia es una y mi genealogía otra, sin embargo lo hago y al día siguiente conoces cual es mi familia, mi familia adoptiva, aunque no entiendo el significado de estos deberes los hago, simplemente estoy confusa.

Termino educación primaria y, de repente me topo con un profesor, asignatura de ciudadanía y me dicen que debo de hacer un nuevo árbol genealógico, ahora si que no lo entiendo, ya no siento confusión, siento rabia, rabia de que con 15 años alguien nos pida algo así, rabia porque ahora entiendo mucho mejor que es eso de árbol genealógico que la vez anterior que lo hice pero sobre todo rabia porque yo tengo mil dudas sin respuestas y esto solo me hace daño.

Llego a casa, me siento frente al escritorio, una regla, un lápiz, un rotulador, un bolígrafo azul y una montaña de folios, empiezo a dibujar con la puerta cerrada, empiezo a llorar con la puerta cerrada, las lágrimas se derraman sobre el papel, cojo un nuevo papel, lo vuelvo a intentar, me seco las lágrimas y tras dibujar las líneas mantengo el rotulador negro en mi mano, empiezo a repasar las líneas y las lágrimas se vuelven a resbalar por mis mejillas con final en el papel, el rotulador negro empieza a correrse junto a mis lágrimas. Por fin, por fin he terminado tras más de 1 hora para hacer algo que en 15 minutos debería haber terminado pero sigo sin entender cual es la finalidad de esta tarea.

Las redacciones de inglés y francés hasta los 18 años no son menos, ambas asignaturas quieren que cuente mi historia de vida, la hago sin protestar aunque dolida y confusa pero no cuento sobre mi adopción, es mía, es mi historia, debe ser que no habría más temas para hacer uso de todos los tiempos verbales, sin embargo eso no es todo, también hay que practicar el habla del idioma, y que mejor que escuchando las historias de vida de los demás, me siento pequeña, débil, confusa y solo pienso, ¿era esto necesario?

Desde la distancia, desde el presente y mirando hacia el pasado solo pienso en las alternativas, alternativas tan simples como eliminar todos esos deberes, deberes que hacen daño, deberes que duelen a quien pertenece a una minoría y si, somos una minoría pero cada vez más numerosa.

Anuncios

6 comentarios sobre “Cosas de clase

  1. Imagina tu el dolor de mi hijo cuando tuvo que hacer esa tarea sin ninguna foto de él siendo un bebé y encima de todo como tu dices escuchar la historia “completa” sin lagunas de ningún tipo de todos los demás y tener que justificar el por qué el no tenía una foto de bebé…y coincido contigo ¿cuál es el sentido de esa tarea?

    Me gusta

    1. Leí una vez a una pedagoga era para enseñar el lugar que ocupaba cada miembro en la familia pero personalmente ni por esas le veo sentido, creo que eso se aprende en casa y desde el propio sistema social

      Me gusta

  2. Soy madre adoptiva. Mi hija tuvo que hacer el arbol genealógico en primaria, afortunadamente me pidió ayuda. Dibujamos un árbol donde las raíces eran su familia biológica, las ramas la adoptiva, y el tronco era ella. Nos inventamos los nombres de los biológicos, no los conocemos. La profesora le dijo que era el mejor árbol que había visto nunca…y volvió bastante contenta a casa. Nos sirvió, a nosotras, para hablar un poco de sus miedos, para imaginar cómo es su madre biológica, “no sabemos cómo es, pero quizá es como tú…” no había que poner fotos, afortunadamente. No tengo mal recuerdo de esa tarea, creo que ella tampoco. En cambio la historia de vida, con 10 años, no le gustó nada. Contó cosas intrascendentes, anécdotas triviales, nada de su verdadera historia. Estaba en su derecho. Es su historia. No quería compartirla, punto final.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, cuando hice el primer árbol a mi tampoco me dolió como tal pero, como expreso en el post, sentía confusión, sin embargo tener que hacer un árbol con 15 años…sin comentarios. De todas las historias de vida que tengo peor recuerdo fue con la de inglés cuando tenía 17 años

      Me gusta

  3. Los profes de idiomas tienen ya bastante cuidado con el tema familia. Un consejo para profes: para enseñar el tema familia usad a los Simpsons, como en el árbol del ejemplo! es mucho más seguro que hacer hablar a los alumnos sobre su vida familiar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s