Soy adoptada y no me drogo

Hace algunos días, concretamente el día 26 de junio, el periódico El Mundo, en su edición de baleares, lanzaron una información donde, desconozco con qué finalidad, hicieron referencia a la relación adopción y drogas y creo necesario defender lo que a tantas personas incumbe como es la adopción, especialmente jóvenes y niños por los incrementos en los números de adopción de los primeros años del presente siglo, desde el punto de vista de una adoptada y en un intento de aprovechar el alcance que pueda tener desde este humilde rincón.

Empezando por el titular, una noticia no debe ir titulada con la declaración de una fuente, si la intención era obtener más visitas creo que lo habéis conseguido pero con una mezcla de enfado e indignación por parte de la mayoría de lectores. Entrando en el cuerpo de la noticia lo primero que se puede leer es lo siguiente “Fernando tiene la droga grabada en los genes. Sus padres biológicos eran heroinómanos”, pongo inmensamente en duda esa referencia que hace este medio, en el subtítulo del mismo se menciona un estudio de la universidad de Commonwealth, habla de una mayor vulnerabilidad a la adicción no vulnerabilidad hacia probar drogas o que, como da a entender por el contexto del primer párrafo, se active un gen llegada cierta edad para probar las drogas. Avanzando en esta noticia se hace referencia a las palabras dichas por Marcos Campoy, director de Proyecto Joven quien no se atreve a decir una cifra de personas adoptadas con problemas de drogadicción que llegan a la asociación sin embargo si hace referencia a un porcentaje aproximado, su dato es que un 10% de las personas que llegan a proyecto joven son adoptados, esto quiere decir que el 90% restante son personas que conviven con su familia biológica, ya sean padres, abuelos o tíos, visto así me pregunto, ¿se sigue viendo igual de alto el porcentaje al darle la vuelta a la tortilla?, ¿cuál es el total de adoptados que tienen problemas de drogas? Creo que mucho más inferior de lo que intenta reflejar esta publicación. Siguiendo con las palabras de Campoy este mismo hace referencia a que el hecho de ser adoptado es usado como una excusa para justificar la adicción sin embargo él mismo de forma previa y el propio medio en el que esto se publica usa la adopción como una justificación de la drogadicción, un poco contradictorio, ¿no, señor Campoy y señora Sampedro (periodista que ha redactado la información)?

La información publicada por el periódico El mundo en su página web, en su versión digital, se basa en el testimonio de dos jóvenes, tres si se cuenta la adicción mencionada de forma superficial por la hermana de Linda, tres experiencias de relación de adicción a la droga y, aunque sea menos atractivo, menos interesante para el público, déjeme señora Lola Sampedro que le cuente que soy adoptada, nunca he fumado, ni tabaco ni mucho menos ninguna otra sustancia, nunca me he drogado, a pesar de beber, como casi cualquier joven, jamás me he emborrachado, tengo, al igual que otros muchos adoptados, una carrera universitaria y, probablemente, la libertad suficiente para decirle que su publicación ha dejado la profesión que amo a la altura del betún. Soy consciente de la dificultad de encontrar información para publicar en época estival pero sea responsable de publicar de forma acorde al medio de comunicación en el que escribe y no como si de un blog se tratase (lo siento, yo tengo licencia de ser subjetiva en mi propio blog y no por ser yo sino porque quien entra en un blog es consciente de que se trata un espacio subjetivo). Por encima del titular se cuenta que se trata de una información con motivo del “Día internacional contra la drogadicción” le sugiero que la próxima vez no meta la adopción en un tema de droga y si quiere hablar de consecuencias de la adopción infórmese de forma correcta, dé datos realistas porque si, la adopción es una gran mierda pero no nos hace yonkis ni borrachos.

Un cordial y sincero saludo para los responsables de que esto se haya publicado, desde Lola Sampedro a las personas que estén por encima en el equipo de redacción, a pesar de la indignación expresada en esta publicación todos tenemos derecho a equivocarnos.

Anuncios

5 comentarios sobre “Soy adoptada y no me drogo

  1. Mi abuelo pegaba unas palizas de muerte a mi madre y ella nunca puso una mano encima a sus hijos. Es inaudito lo que acabo de leer. Quiere eso decir que mis hijos, adoptados, se van a dar a la bebida, drogas y maltrato por haber nacido en ese entorno?

    Me gusta

    1. Supongo que tu crítica es referente a la publicación de El Mundo porque si analizas bien lo que he publicado va precisamente en esa línea que tu comentas, en criticar esa publicación que el periódico El Mundo hizo hace aproximadamente 1 mes

      Me gusta

  2. Me indigna por que es otro estigma mas que le quieren poner a los adoptados y sin fundamentos. Por lo que leo pasa lo mismo en Mexico que en España quieres adoptar y las personas sin razón te dicen y si sale drogadicto por que precisamente títulos como los de ese “reportaje” hacen que las personas que no viven en el mundo de la adopción tengan referencias negativas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s