Dando por hecho

Pasan los momentos y esos momentos, a veces compartidos con adoptantes, me doy cuenta como la teoría empiezan a aprenderla, a tener claro que hay que hablar de adopción, sin embargo a veces me da la impresión de que solo es eso, teoría, me da la impresión de que piensan/pensáis, que si hacéis algo relacionado con la adopción ya el adoptado observa un aperturismo por vuestra parte y con la libertad para hablar sobre el tema pero creo que la adopción es mucho más que mostrar que se puede hablar, es dar pie, decirlo con palabras claras, preguntar sin agobiar. A este respecto observo varias cosas, quizás con más o menos razón pero no deja de ser mi visión.

Por un lado veo adoptantes que hablan/habláis de la estar en foros de internet, de ir a conferencias y de hablar de otros adoptantes y adoptados diciéndoles a vuestros propios adoptados que X es adoptado igual que él sin embargo no habláis con ellos de sus sentimientos al respecto, de sus emociones, de su historia ni le preguntáis por sus dudas, como si hablar de adopción fuese solo mostrarles que estáis dispuestos a hablar pero esperando que el adoptado de el paso.

Por otro lado veo a adoptantes que realizan actos relacionados con la historia del menor, ponen de su parte para que haya contacto, ayudan en asociaciones o en centros con donaciones o incluso, a veces, a la propia familia biológica pero, en muchas de esas ocasiones, no les dais pie a hablar de adopción y eso, hacer todo eso, probablemente no sirva de mucho si no dais el paso a preguntarle sus dudas y sus sentimientos al respecto.

Por último me encuentro adoptantes con miedo a las palabras que relacionan con la adopción como es la propia palabra “adoptado”, “adopción”, “abandono” y cualquier otra que se os pueda venir a la cabeza sin embargo es una realidad y poner una palabra que identifique la situación, aunque pueda parecer duro, es la mejor forma de ayudar a asimilar el hecho, al menos así lo entiendo yo desde mi experiencia y sin conocimientos de psicología, porque al final dar nombre a emociones, a situaciones, a experiencias, es más una ayuda que una tortura, aunque al principio sea difícil de asimilar poner nombre a las experiencias es necesario.

No olvidéis nunca que sois vosotros los adultos y que un niño adoptado probablemente no dé pie a una conversación por miedo, miedo a que no aceptéis su necesidad de expresar algo que es real, que sienten o sentirán. Obviamente cada adoptado tiene su ritmo, algo que le duele más o menos, algo que tiene más o menos importancia respecto a sus adopción o momentos en los que prefiere no hablar pero también tiene sus miedos, sus inseguridades y sus por qué que probablemente no sepan expresar sin ayuda o no sientan la seguridad para hacerlo y que los adoptantes deis por hecho que estáis abiertos a una conversación de adopción por los actos no es una certeza de que ese aperturismo lo perciba el adoptado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s