Blog

Miedo a las palabras

A veces siento que a las personas nos da miedo pronunciar algunas palabras, como si fuese a caer una bomba al pronunciarlas, y en la adopción no es diferente.

En la adopción esto no es diferente, en algunas familias adoptivas parece que hay miedo a pronunciar algunas palabras como “abandono”, “madre” (cuando nos referimos a la biológica), “suicidio”, “orfanato”, incluso a veces, cuando el niño es muy pequeño, parece que tenemos miedo a poner nombre a esa historia de la mamá de la barriga que no pudo cuidarlos y parece que hay miedo a decir la palabra “adoptado” ¿Qué os han hecho las palabras? Hay mil formas de explicarlas, incluso cuando hay una connotación negativa como la palabra “abandono”, suena dura, ¿verdad? Es tan dura como los adultos la quieran ver porque no deja de ser una palabra y si, claro que es duro el sentimiento pero es que el sentimiento va a ser duro le pongamos la palabra o no.

Ya hablaba de la palabra “abandono” sigamos por ahí, da igual las circunstancias, la mayoría de adoptados fuimos abandonados, da igual que ese abandono fuese lo que produjo una retirada de servicios sociales pero lo fue y con el tiempo he aprendido que ponerle nombre a las cosas me daba paz, me daba tranquilidad.

Cuando eres adoptado sientes y piensas cosas que no sabes porque son, que no sabes de dónde vienen, ponerle nombre o el porqué de una circunstancia da tranquilidad, os pongo un ejemplo: Nunca se me dio bien estudiar, me distraía fácilmente y mis notas no eran muy altas porque cuando me lograba concentrar me costaba retener y entender (especialmente los problemas de matemáticas), hace algunos meses leí que ambas cosas son una característica e muchos (no todos) los adoptados pero por el desarrollo neuronal de la infancia y entonces, aunque ya no estudiaba matemáticas pero si estudiaba, me permitió tomarme los últimos exámenes de la universidad con más tranquilidad, sin la presión de “por qué yo estudio más que otras personas y no apruebo”, sin estrés, sin preocupación y, ¿sabéis? conforme asumí eso con los últimos exámenes por delante aprobé, de igual manera me sucedió con el apego y mi a veces frialdad y distanciamiento, pude dejar de forzarme a dar cariño cuando entendí que a veces no me surgía de forma natural por un mal apego, tanto con familiares como con amigos…

Dejad de tenerle miedo a las palabras, solo son eso, palabras y puede resultar más útiles que perjudiciales.

Anuncios

2 comentarios sobre “Miedo a las palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s