Sin categoría

Otras formas de sobrevivir. Educando para educar

Hace menos de dos horas que he terminado de leer el libro “Indómito y Entrañable”, un libro que he leído en apenas 1 semana ¿Sabéis que es lo más fascinante que me ha parecido de él? Cómo un niño adoptado a los 10 años (Toni, el protagonista del libro) y yo adoptada a los 3 meses no distamos tanto en algunos sentimientos. Podríamos decir que cada cual se ha expresado de una forma, también es cierto que las vivencias de 10 años frente a las de 3 meses distan mucho y quizás eso es lo que le otorga más valor a este libro de José Ángel Giménez, no que haya tiempos tan dispares sino que detrás de esos tiempos tan dispares hay cientos de experiencias y situaciones diferentes pero, además, también hay sentimientos precisos.

Es sabido por muchos, aunque por desgracia no por todos los padres adoptivos y no digamos ya del resto de la sociedad cuyos datos bajan casi en un 100%, que una adopción da igual que se produzca con tres meses o con más porque todas tienen secuelas y deben ser los padres adoptivos los que sepan manejar dicha situación y ser conscientes de que entre ser “hijo biológico” y ser “hijo adoptivo” hay un trecho que casi nadie logra entender. Con todo el respeto al autor permitidme que traslade aquí las siguientes palabras en relación a esto que menciono.

“Cuando un niño adoptado llega a nuestra casa, ha habido un demoledor proceso de ruptura, no deseable, que le marca de por vida, aunque el niño sea recién nacido.”

Este libro llegó a mis manos tras una semana de crisis personal (Gracias U. por estar en aquel momento junto a mi a pesar de la distancia), llegó con el fin de dárselo a leer a mis padres adoptivos, sin embargo, mi necesidad por tener bajo control lo que sucede en mi entorno incluye leer aquello sobre adopción que mis padres van a leer para saber si, de alguna forma, puede repercutir en mi propio beneficio con una mayor comprensión por su parte de mi forma de ser, actitudes y comportamientos que no siempre llego a controlar, incluso diría que con ellos rara vez llego a controlar, o simplemente caería en saco roto y se esfumaría mi esfuerzo por hacerles llegar libros y por tratar de educar a quienes deberían haber aprendido a entender mucho tiempo atrás, cuando aún había cosas que ellos podían solucionar.

No os voy a negar que en diversas ocasiones a lo largo de la lectura yo misma he llegado a tener dudas de si entenderían los parecidos pero el final me ha dejado un gran sabor de boca a pesar de ser un libro que recientemente ha cumplido diez años de su publicación.

Lo que empezó como una necesidad de control ha terminado como una autoreflexión (os dejaré en los próximos post de este blog alguna de esas reflexiones) pero, también, he terminado preguntándome lo que tantas veces me pregunté con anterioridad, ¿por qué no llegaron libros de este tipo (o este inclusive) hace diez años a sus vidas cuando podrían haber evitado que la vida doliese tanto? Hubiese dolido, eso está claro, soy consciente de que los padres adoptivos no sois magos, pero ¿tanto?

Considero que he luchado y lucho contra viento y marea no solo para que vosotros aprendáis sino también para que lo hagan unos padres adoptivos que, al menos según me transmiten, son tan ajenos a la realidad de la adopción pero esto último es más difícil si cabe cuando se trata de tus propios padres adoptivos.

Anuncios

5 comentarios sobre “Otras formas de sobrevivir. Educando para educar

  1. Querida autora del blog Una adoptada más. Te entiendo perfectamente. Hace solo unos días publiqué en el blog de petales la reseña de un relato de Agatha Christie, “Trágica Inocencia”, escrito en 1958, y aluciné con lo que ya sabía la autora sobre la adopción en aquella época. Así que te entiendo cuando dices que te hubiera gustado que tus padres adoptivos hubieran leído “Indómito y entrañable”! Como madre adoptiva de dos seres de 20 y 23 años, te diré que lo importante es que todos sigamos aprendiendo cada día sobre cómo mejorar nuestras relaciones padres-hijos, y sigamos compartiendo lo aprendido, cómo haces tú con tu blog. Enhorabuena!

    Le gusta a 1 persona

  2. Eso mismo me pregunto yo. Soy madre adoptiva y he buscado ayuda para entender a mi hija y mejorar nuestra relación familiar, desde hace mas de 10 años y la he encontrado apenas hace uno o dos.
    Cuando he leído ese y otros libros he sentido una rabia inmensa contra todos lxs psicólogxs, orientadorxs, tutorxs….a los que acudimos y que llegaron a negar los problemas cuando lo que pasaba era que los desconocían, lo ignoraban totalmente.
    Si, creo que nos hubiramos ahorrado mucho dolor.

    Me gusta

    1. Coincido contigo, además de la propia familia que te dice “Es como todos los adolescentes” “Así batallamos todos” “Es exactamente igual! no lo trates diferente” Qué difícil también para nosotros como padres que no sabemos en su momento si hacemos bien o mal… lamento tanto que tus papás (como muchos de nosotros) no hayamos estado preparados para hacer que la vida fuera un poco menos dolorosa para ustedes, pero te puedo asegurar que nunca fue algo consciente. Hoy mismo compro el libro, lo tenía en mi lista de deseos. Gracias por todo lo que nos regalas con tus entradas.

      Le gusta a 1 persona

  3. Buenas tardes:

    Tengo una pregunta para ti, o más bien varias… ¿qué es lo que te hubiera gustado que tus padres hicieran?, ¿Qué cambiarías de la educación qué te han dado? tengo la sensación de qué crees qué tus padres desconocían o desconocen algunas premisas fundamentales que si hubiesen conocido o conociesen, hubieran cambiado drásticamente tu vida, o por lo menos la hubiesen facilitado mucho.

    ¿Qué crees fundamental que unos buenos padres adoptivos deben conocer o cambiar para facilitar o mejorar la vida de sus hijos?

    Muchas gracias por compartir tus experiencias con nosotros!

    Me gusta

    1. Hola Luisa, permíteme que me abstenga de contestar a las primeras preguntas, no te equivocas en esa sensación, es más, creo que en alguna entrada del blog lo menciono.
      En el caso de la última pregunta son muchas cosas a considerar pero diría que las principales es aceptar y respetar su anterior vida, por breve que fuese, enseñar a aceptar la propia historia ya que muchas veces a lo largo de nuestra vida (nuestra me refiero de los adoptados), especialmente cuando vamos creciendo, tendemos a sentir odio por nuestros orígenes, aceptar cuando queramos hacer búsqueda de orígenes, aprender y formase con todo lo que implica la adopción, psicología y consecuencias de la adversidad temprana…esto por resumir un poco

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s