Curando las heridas

Pronto se cumplirán tres años desde que comencé mi búsqueda de orígenes de forma activa, un viaje largo, a veces agotador en el aspecto emocional y mental pero también sanador. Durante estos años, incluso cuando las cosas no eran positivas, eran mejores que la propia incertidumbre.

Entiendo que a muchos padres adoptivos esto os pueda asustar por lo que pueda venir, porque pueda hacer que se distancien vuestros hijos pero, si os digo la verdad, desde que al fin he contactado con mi familia biológica ha sucedido lo contrario. Mi sentimiento de pertenencia era escaso o nulo, desde que hablamos he podido poner cada pieza en su lugar y sentirme parte de allí pero también parte de donde crecí. Un miedo que debería ser apoyo, conversaciones, compresión porque no, los adoptados no nos vamos a ningún lado.

Cuando escuchas la parte viva de la historia sanas las heridas, independientemente de que las relaciones vayan bien o mal. Cuando la incertidumbre desaparece, el viaje llega a su fin y logras poner cada pieza en su lugar, puedes seguir construyendo más allá de ser adoptado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s